Inicio - Frases - graciosas

Frases graciosas para bodas de oro

Cumplir las bodas de oro de una pareja, es un hito muy trascendente. Por eso, es muy importante que las personas que les quieren les expresen sus felicitaciones y mejores deseos.

Pero, naturalmente, no todas las felicitaciones son iguales. Para padres y abuelos siempre resultan más apropiadas felicitaciones serias o cariñosas. Pero, amigos y personas con mucha confianza, es frecuente que utilicen tonos más jocosos y divertidos, por la camaradería. Son esos gestos de buen humor que acompañan a una vida feliz.

Aquí podrás encontrar muchos textos divertidos, adecuados para esas felicitaciones. Frases que te servirán como plantilla, o bien te ayudarán para dar rienda suelta a tu propia inspiración.

Frases graciosas para 50 años de matrimonio:

Yo creo en el amor a primera vista. ¡Me enamoré de ti apenas te vi, y me he enamorado de ti cada día desde entonces!

El amor es el más importante ingrediente de la vida. Pocas personas tienen el privilegio de disfrutar del amor por tantos años seguidos. Tú has sido ese ingrediente que le ha dado sabor a mi vida por los últimos 50 años.

Han pasado 50 años y sus rostros siguen expresando la misma felicidad y amor el uno por el otro. Sus ojos siguen brillando, sus labios siguen sonriendo, sus corazones siguen acelerándose y sus pensamientos siguen unidos. ¡Felicitaciones!

Al igual que el oro, el amor de ustedes brillará por siempre y jamás se opacará. ¡Felicitaciones por haber encontrado el secreto de la felicidad y del amor eterno!

¡Felicidades por no haberse asesinado mutuamente en los últimos 50 años! ¡Un logro insuperable y que hace feliz a toda la familia!

No hay nada más maravilloso que ver a una pareja de 50 años de casados hacer planes para el futuro: vivir nuevas sensaciones, seguir descubriendo el mundo, seguir amándose.

Dos personas autenticas se encontraron, se amaron, vivieron, batallaron y ahora cumplen nada más y nada menos que 50 años de casados. Esta es la historia de Disney que todos queremos y que ellos todavía están viviendo.

El matrimonio es como un bote salvavidas perdido en el océano. En su interior, los dos amantes reman contra viento y marea hasta llegar a buen puerto. Vosotros lo habéis logrado. ¡Felices bodas de oro!

El matrimonio es como una partida de cartas: a veces se pierde y otras se gana. Sin embargo, a veces olvidamos que lo verdaderamente importante es tener a esa persona tan especial a tu lado para poder jugarla. Felicidades por medio siglo de amor verdadero.