Inicio - Felicitaciones - Padres & Abuelos

Felicitaciones para padres & abuelos

Las bodas de oro constituyen la confirmación, cincuenta años después del matrimonio, de que el amor y la unión de la pareja ha permanecido durante todo ese tiempo, a pesar de las dificultades y avatares propios de la vida.

Poder celebrar este gran acontecimiento de una forma única es la mejor manera de agradecer a los nuestros el haber formado parte de esa unión y de esa felicidad. Por ello, es muy importante que la familia de la pareja se implique en dicha fecha y, una buena forma de hacerlo es expresando al matrimonio la idea de que su proyecto de vida juntos ha sido todo un éxito en forma de palabras y sentimientos.

Ejemplos de felicitaciones para aniversario de bodas 50 años

Ir madurando con vuestro amor como ejemplo ha sido la mejor enseñanza que nos habéis podido dar. Todavía queremos seguir creciendo con vuestro cariño mutuo como referente.

La palabra admiración se queda corta hacia lo que sentimos por vosotros. Una vida en común como la vuestra nos sirve de motivación para seguir luchando cada día.

Llegar a cumplir 50 años juntos con mi pareja sería un sueño para mí. Vosotros lo hacéis una realidad que nos llena a todos de admiración y que os hace ser héroes para todos los que os rodean.

Gracias por este maravilloso ejemplo de lo que debe ser un amor eterno y sincero. Sois mi modelo a seguir y espero que algún día pueda ser una guía para mis hijos como vosotros lo sois para mí.

De niño aspiraba a ser fuerte y paciente como mis padres. Hoy mi mayor aspiración es ser capaz de dar tanto amor como recibí y ser para mi esposa tan buen marido como mis padres lo han sido el uno para el otro.

Nada me hace tan feliz como veros tan unidos como siempre y tan llenos de ilusión y amor. Que entre vuestros proyectos se cuente cumplir las bodas de diamante y tengáis muchos años de felicidad compartida.

Quiero agradecer a mis padres su valentía, su lucha y su tenacidad en este largo camino. Un recorrido lleno de amor y de recuerdos magníficos, que nos dejáis ahora a nosotros, vuestros hijos.

Habéis llegado a la meta del amor, esa a la que sólo llegan los que logran encontrar en el camino de la vida a su amor verdadero y a su pareja ideal, los valientes. Felicidades, abuelos.

Gracias por hacer de vuestro amor un proyecto de vida lleno de raíces y frutos, y gracias por invitarnos a formar parte de vuestro sueño de amor y proyecto de vida.

Queremos felicitaros por ser un ejemplo de vida para todos nosotros; por ayudarnos, por alegrarnos los días, por cuidarnos desde siempre...y por permitirnos creer con fuerza y honestidad en el verdadero amor.

¿Qué es lo único más duradero que el oro? ¡El amor de mis abuelos!